Noticia - La EDAR del futuro es una biofactoría

DIFUNDIMOS NUESTRO CONOCIMIENTO, GENERAMOS VALOR

Para que los resultados que generamos tengan impacto real, tanto a nivel local como global, trabajamos en la divulgación de la I+D+i que llevamos a cabo.

¿Quieres estar al día de las actividades de Cetaqua?

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

DIFUNDIMOS NUESTRO CONOCIMIENTO, GENERAMOS VALOR

Para que los resultados que generamos tengan impacto real, tanto a nivel local como global, trabajamos en la divulgación de la I+D+i que llevamos a cabo.

¿Quieres estar al día de las actividades de Cetaqua?

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Noticia - La EDAR del futuro es una biofactoría
< Atrás
Responsive image

La EDAR del futuro es una biofactoría

12.03.2018

Recuperar nitrógeno y fósforo de las aguas residuales reducirá la eutrofización del medio acuático, a la vez que beneficiará al sector agrícola con un menor coste asociado a la producción de fertilizantes.

Así lo explican investigadores de Cetaqua en el artículo titulado "La recuperación de nutrientes del agua residual: una necesidad para la depuradora del futuro" en el último número de la Revista Técnica del Medio Ambiente RETEMA.

En él se describe la problemática dual del exceso de nitrógeno y fósforo disueltos en ecosistemas acuáticos - eutrofización, en parte debida a las limitaciones de los procesos convencionales para su eliminación de las aguas residuales - y la demanda de nutrientes para fertilización por parte del sector agrícola. Actualmente, los medios de obtención de estos elementos son ambiental y económicamente poco sostenibles, por ser el fósforo un recurso limitado y por requerir el nitrógeno un elevado coste energético.

Estos fueron los retos que abordó el proyecto LIFE NECOVERY durante los últimos cuatro años, cuyas conclusiones se explican también en el citado artículo. El proyecto europeo, liderado por CETAQUA, se centró concretamente en la aplicación de tecnologías para la recuperación de nitrógeno de la línea de aguas de depuración con el objetivo principal de aumentar su eficiencia energética y por lo tanto reducir el consumo. Los investigadores del proyecto demostraron que, incorporando una fase previa de intercambio iónico con zeolitas puede aumentar hasta 30 veces la concentración de nitrógeno (amoníaco) y un elevado pH para producir las sales de amonio que se emplean como fertilizantes.

Por otro lado, está el fósforo con su propia problemática asociada. Se trata de un recurso natural no renovable que mayoritariamente recuperamos a partir de la estruvita, mineral fosfático que aporta al suelo magnesio, nitrógeno y fósforo sin liberar los metales pesados presentes en los fertilizantes sintéticos. Sin embargo, en algunos países como España aun no está aceptada legalmente su aplicación, a pesar de que la tecnología necesaria existe, como en el caso de Phosphogreen™ del grupo Suez, del que ya existen referentes industriales en Dinamarca.

Precisamente por este motivo, la investigación da un paso más allá de la mano del proyecto LIFE ENRICH, lanzado hace pocos meses y liderado por CETAQUA, para demostrar científicamente mediante una planta piloto instalada en la EDAR de Murcia Este que la recuperación de nitrógeno y fósforo a partir del agua residual para su uso como fertilizantes es técnica, económica y ambientalmente viable. De hecho, mucho más allá de comprobar la eficiencia en la recuperación de fósforo (los datos existentes demuestran que es posible recuperar hasta 45% de fósforo via estruvita con tecnología Phosphogreen™), se pretende demostrar su valor agronómico en campos de cultivo reales, además de implementar un modelo de negocio que ayude a concretizar esta puerta a la economía circular.

Un paso más cerca de la "EDAR del futuro".

Autores del artículo publicado en la revista RETEMA:

 

Responsive image
< Atrás

La EDAR del futuro es una biofactoría

Responsive image

12.03.2018

Recuperar nitrógeno y fósforo de las aguas residuales reducirá la eutrofización del medio acuático, a la vez que beneficiará al sector agrícola con un menor coste asociado a la producción de fertilizantes.

Así lo explican investigadores de Cetaqua en el artículo titulado "La recuperación de nutrientes del agua residual: una necesidad para la depuradora del futuro" en el último número de la Revista Técnica del Medio Ambiente RETEMA.

En él se describe la problemática dual del exceso de nitrógeno y fósforo disueltos en ecosistemas acuáticos - eutrofización, en parte debida a las limitaciones de los procesos convencionales para su eliminación de las aguas residuales - y la demanda de nutrientes para fertilización por parte del sector agrícola. Actualmente, los medios de obtención de estos elementos son ambiental y económicamente poco sostenibles, por ser el fósforo un recurso limitado y por requerir el nitrógeno un elevado coste energético.

Estos fueron los retos que abordó el proyecto LIFE NECOVERY durante los últimos cuatro años, cuyas conclusiones se explican también en el citado artículo. El proyecto europeo, liderado por CETAQUA, se centró concretamente en la aplicación de tecnologías para la recuperación de nitrógeno de la línea de aguas de depuración con el objetivo principal de aumentar su eficiencia energética y por lo tanto reducir el consumo. Los investigadores del proyecto demostraron que, incorporando una fase previa de intercambio iónico con zeolitas puede aumentar hasta 30 veces la concentración de nitrógeno (amoníaco) y un elevado pH para producir las sales de amonio que se emplean como fertilizantes.

Por otro lado, está el fósforo con su propia problemática asociada. Se trata de un recurso natural no renovable que mayoritariamente recuperamos a partir de la estruvita, mineral fosfático que aporta al suelo magnesio, nitrógeno y fósforo sin liberar los metales pesados presentes en los fertilizantes sintéticos. Sin embargo, en algunos países como España aun no está aceptada legalmente su aplicación, a pesar de que la tecnología necesaria existe, como en el caso de Phosphogreen™ del grupo Suez, del que ya existen referentes industriales en Dinamarca.

Precisamente por este motivo, la investigación da un paso más allá de la mano del proyecto LIFE ENRICH, lanzado hace pocos meses y liderado por CETAQUA, para demostrar científicamente mediante una planta piloto instalada en la EDAR de Murcia Este que la recuperación de nitrógeno y fósforo a partir del agua residual para su uso como fertilizantes es técnica, económica y ambientalmente viable. De hecho, mucho más allá de comprobar la eficiencia en la recuperación de fósforo (los datos existentes demuestran que es posible recuperar hasta 45% de fósforo via estruvita con tecnología Phosphogreen™), se pretende demostrar su valor agronómico en campos de cultivo reales, además de implementar un modelo de negocio que ayude a concretizar esta puerta a la economía circular.

Un paso más cerca de la "EDAR del futuro".

Autores del artículo publicado en la revista RETEMA: